La comunicación interna, la gran olvidada en la Comunicación Corporativa

Comunicación interna, parte fundamental de la Comunicación Corporativa

La Comunicación Corporativa juega un papel trascendental en la imagen que las empresas transmiten al gran público. Sin embargo, se suele pasar por alto la comunicación interna de la propia entidad, fundamental para motivar a los trabajadores, los primeros interesados en que se cumplan los objetivos marcados.

Cuando se habla de Comunicación Corporativa se suele hacer referencia a la comunicación externa de la empresa, es decir, aquella que se emite fuera de ella, hacia el público exterior. Esta está enfocada a la opinión pública y tiene como objetivo informar sobre la empresa e influir sobre la imagen que se da de ella.

Esta actividad se realiza desde el gabinete de prensa, el órgano encargado de gestionar toda la información de la empresa para los medios de comunicación a través de la publicación de notas de prensa o de boletines informativos. Las relaciones públicas o la web corporativa también son otras herramientas utilizadas en comunicación externa.

Además de la comunicación externa, las empresas deben centrar sus esfuerzos también en mejorar su comunicación interna. De nada sirve dar una buena imagen hacia el exterior si la organización no funciona bien por dentro. Los primeros que tienen que tener claros los objetivos y la identidad de la empresa son los empleados de la propia organización.

Así, esta comunicación está dirigida a los trabajadores de la empresa con el objetivo de fortalecer la relación entre la empresa y sus trabajadores. Si los trabajadores están motivados, la eficiencia de la empresa será mayor. Pero, en esta comunicación interna no solo se debe tener en cuenta a los trabajadores sino también a todo el personal vinculado con la empresa como directivos, accionistas, distribuidores…

Las acciones de comunicación interna potencian el talento corporativo de la empresa y favorecen que todo el personal implicado trabaje hacia una misma dirección con la identidad intrínseca que caracterice a la empresa. De esta forma, todas sus partes se mantienen coordinadas, lo que convierte la comunicación interna en un factor de integración, motivación y desarrollo personal dentro de la organización. 

La comunicación interna puede funcionar en tres direcciones. La primera de ellas es la comunicación lineal, que se da entre colaboradores de un mismo nivel en una organización, mientras que la comunicación ascendente agrupa los mensajes dirigidos hacia los que ocupan posiciones más altas en el organigrama de la empresa. Por su parte, la comunicación descendente va dirigida desde los puestos directivos al resto de trabajadores de la empresa. Lo más adecuado sería funcionar en las tres direcciones al mismo tiempo.

Una buena estrategia de comunicación pasa, por tanto, por darle la misma importancia tanto a la comunicación externa como a la comunicación interna. Ambas son complementarias y si una no recibe la misma atención que la otra los objetivos perseguidos por empresa pueden verse afectados.

En Next IBS ofrecemos el Máster en Comunicación Corporativa y Marketing Digital, con el objetivo de dotar a los alumnos de los conocimientos necesarios para que sean capaces de usar herramientas de Comunicación y Marketing de manera competitiva y productiva.

Solicita Información

Acepto Política de privacidad y Términos de servicio.

Noticias recientes

Síguenos en Redes Sociales

Conoce Next IBS

¿Quieres recibir las últimas noticias de Next International Business School?